Tuesday, June 18, 2024

Autentica tus Correos (SPF, DKIM)

by ClickPanda
0 comment

La autenticación de correos electrónicos es un tema fundamental pero a menudo pasado por alto. La falta de autenticación puede dar lugar a problemas de entrega, correos electrónicos no deseados y, en última instancia, un daño a la reputación de tu marca. En este artículo, exploraremos la importancia de autenticar tus correos electrónicos y las tres principales tecnologías utilizadas para lograrlo: SPF (Sender Policy Framework), DKIM (DomainKeys Identified Mail) y DMARC (Domain-based Message Authentication, Reporting, and Conformance).

SPF (Sender Policy Framework)

El Sender Policy Framework (SPF) es una técnica de autenticación de correos electrónicos que ayuda a prevenir el spoofing de direcciones de correo electrónico. En esencia, SPF permite a los propietarios de dominios especificar qué servidores de correo electrónico están autorizados para enviar correos en su nombre. Cuando un servidor de correo electrónico recibe un mensaje, verifica el registro SPF del dominio del remitente para asegurarse de que el servidor de envío esté autorizado para enviar correos en su nombre. Si la verificación SPF falla, el correo puede ser marcado como no auténtico o incluso rechazado, lo que ayuda a proteger tu dominio contra el uso no autorizado.

DKIM (DomainKeys Identified Mail)

DomainKeys Identified Mail es otra técnica de autenticación que se enfoca en garantizar la integridad de los correos electrónicos y verificar que no hayan sido modificados en tránsito. Con DKIM, el servidor de correo electrónico del remitente firma digitalmente cada correo electrónico saliente utilizando una clave privada. El servidor receptor verifica esta firma utilizando la clave pública almacenada en el registro DNS del dominio del remitente. Si la firma DKIM es válida, el correo se considera auténtico y no ha sido alterado desde su envío.

DMARC (Domain-based Message Authentication, Reporting, and Conformance)

El Domain-based Message Authentication, Reporting, and Conformance (DMARC) es una capa adicional de autenticación que se basa en SPF y DKIM. DMARC permite a los propietarios de dominios especificar cómo se deben manejar los correos que no pasan la autenticación SPF o DKIM. Puedes configurar DMARC para que los correos fallidos se entreguen, se marquen como spam o se rechacen por completo. Además, DMARC proporciona informes detallados sobre los intentos de envío de correos en tu nombre, lo que te permite monitorear y mejorar la autenticación de tus correos electrónicos.

¿Por qué deberías utilizar los protocolos SPF, DKIM y DMARC?

La autenticación de correos electrónicos a través de SPF, DKIM y DMARC es crucial en el mundo digital actual. Aquí te explicamos por qué debes considerar seriamente incorporar estas medidas de seguridad en tus comunicaciones:

En primer lugar, estas tecnologías te ayudan a prevenir el spoofing y el phishing, dos métodos comunes de engaño cibernético. Al hacerlo, proteges tanto a tu marca como a tus destinatarios.

Además, mejora la entrega de tus correos electrónicos. Los servidores de correo evalúan la autenticación para decidir si un mensaje se entrega o se marca como spam. Al autenticar tus correos con SPF, DKIM y DMARC, aumentas las posibilidades de que lleguen a la bandeja de entrada.

Asimismo, fortaleces la credibilidad de tu dominio. Tus destinatarios pueden confiar en que tus correos son genuinos, lo que aumenta la probabilidad de que los abran y respondan.

Proteger tu marca y reputación es otro beneficio clave. Al evitar el uso no autorizado de tu dominio en correos fraudulentos, evitas dañar tu imagen.

Además, al cumplir con las expectativas de tus suscriptores, les ofreces una experiencia segura y positiva.

Finalmente, DMARC te brinda informes detallados sobre el uso de tu dominio, lo que te permite identificar problemas y mejorar tus políticas de seguridad.

Cómo configurar un registro DNS para la autenticación SPF

Cuando vayas a configurar tu SPF, ten en cuenta dos consideraciones clave:

  1. Un registro SPF es, técnicamente, un tipo de registro TXT. No te confundas con el término “tipo SPF” (que aunque utilizable, no es recomendado). Los registros SPF deben ser configurados como registros de tipo TXT.
  2. En cada dominio, debería existir únicamente un registro SPF. Si tienes múltiples registros SPF en tu dominio, los servidores de correo pueden confundirse y no sabrán cuál utilizar, lo que podría resultar en problemas de autenticación.

Para configurar o verificar tus registros SPF, puedes acceder a través de tu cuenta de hosting. Si observas que no tienes un registro SPF, es importante que lo crees. En caso de que ya cuentes con un registro SPF existente, simplemente necesitas actualizarlo. Además, en algunas situaciones específicas, puede ser relevante considerar la inclusión de un registro SPF en un subdominio particular, diferente al registro SPF del dominio principal. Esto te brinda la flexibilidad necesaria para adaptar la autenticación a diversas áreas de tu infraestructura de correo electrónico.

Configuración de un Registro DNS para la Autenticación DKIM

Para habilitar la autenticación DKIM, deberás crear un nuevo registro DKIM en la configuración DNS de tu dominio. A diferencia de SPF, DKIM permite la inclusión de múltiples registros DKIM DNS sin complicaciones. Desde tu cuenta de hosting, procede a la creación de un nuevo registro DNS, seleccionando el tipo TXT.

Según el proveedor de alojamiento que utilices, es posible que necesites colocar comillas alrededor del valor del registro TXT. Si tienes alguna duda sobre si debes incluir comillas o no, te recomendamos ponerte en contacto con tu proveedor de alojamiento para obtener orientación específica.

Configuración de un registro DNS para la autenticación DMARC

Antes de comenzar a implementar DMARC, es fundamental verificar que los registros SPF y DKIM se encuentren configurados de manera adecuada. Como mencionamos previamente, DMARC establece la política a seguir en caso de fallos en los protocolos SPF y DKIM mediante un registro DNS específico.

Para que DMARC funcione correctamente, es esencial que exista una coincidencia entre los nombres de dominio presentes en los registros SPF y DKIM, así como en el encabezado “De” del correo electrónico. Con esta alineación, DMARC te brinda la opción de aplicar una de las tres políticas siguientes en caso de que no se cumpla con la coincidencia:

  1. Ninguna: Esta política implica que no se tomará ninguna acción adicional, permitiendo aplicar la política local de manera predeterminada.
  2. Cuarentena: En esta configuración, los correos electrónicos que no cumplan con la alineación requerida pueden ser marcados como spam, lo que indica a los servidores de correo que los coloquen en la carpeta de spam del destinatario.
  3. Rechazar: Bajo esta política, los mensajes que no cumplan con la alineación especificada serán rechazados y no se entregarán a la bandeja de entrada del destinatario.

Asegurarte de que los registros SPF y DKIM estén en orden es un paso fundamental para aprovechar al máximo las ventajas de DMARC y garantizar la autenticidad y seguridad de tus correos electrónicos.

  1. Accede al panel de control de tu proveedor de servicios de dominio o alojamiento web.
  2. Crea un nuevo registro DNS tipo “TXT”. En el campo “Nombre” o “Host”, ingresa “_dmarc” seguido de tu dominio (por ejemplo, “_dmarc.miempresa.com”).
  3. En el campo “Valor” o “Contenido”, configura la política DMARC que deseas implementar. Esto incluye especificar cómo deben manejarse los correos que no pasen la autenticación SPF o DKIM. Un ejemplo de política DMARC podría ser: “v=DMARC1; p=quarantine; rua=mailto:dmarc@miempresa.com; ruf=mailto:dmarc@miempresa.com; sp=quarantine”.
  4. Guarda la configuración.

Es importante mencionar que la configuración exacta de estos registros DNS puede variar según tu proveedor de servicios de dominio o alojamiento web.

Si quieres asesoría no dudes en contactarnos , ingresa aquí, verás todos nuestros servicios y obtendrás asesoría personalizada.


Articulos relacionados